China planea la mayor área urbana del mundo alrededor de Pekín

China tiene entre manos uno de los mayores proyectos urbanísticos de la historia del país. Las autoridades pretenden que Pekín se convierta en el centro de una inmensa región metropolitana, de más de 100 millones de habitantes y una dimensión equivalente a cinco veces la de Extremadura, con el doble objetivo de revitalizar la economía de las zonas menos desarrolladas del norte chino y descongestionar la capital.

El plan se basa en la integración de Pekín con la ciudad portuaria de Tianjin y gran parte de la provincia circundante de Hebei. Esta región, llamada Jingjinji por la suma de las abreviaturas en mandarín de las tres zonas que incluye, no se convertirá en una megaciudad, sino en un ecosistema de varias urbes con un núcleo (la capital) desde y hasta el cual la población podría desplazarse en menos de una hora. El Gobierno central ya está construyendo nuevas autopistas y vías de tren convencional para mejorar la conectividad, pero la clave para unir zonas tan lejanas es la alta velocidad ferroviaria.

Proyectos de este calibre no son nuevos en China y cada presidente ha abanderado el suyo. La reforma y apertura iniciada por Deng Xiaoping supuso el desarrollo del Delta del Río Perla (sur), Jiang Zemin transformó Shanghái y dio alas a la explosión del Delta del Yangtsé (este) y Hu Jintao viró hacia el oeste para revitalizar urbes como Xi’an, Chengdu o Chongqing. Xi Jinping se ha fijado ahora en el norte, una zona bastante menos desarrollada comparado con la costa (con la excepción de Pekín y Tianjin) que tradicionalmente ha dependido de la industria pesada y que ahora sufre los estragos de una dura reconversión industrial.

Un artículo de: El Pais

raulalf